El setter inglés sus enfermedades y soluciones veterinarias
5 agosto, 2017 Trofeocaza . 5110 Visualizaciones

Veterinaria

El setter inglés sus enfermedades y soluciones veterinarias

Displasia de cadera, otitis, lesiones en el carpo… son algunas de las patologías más frecuentes que suele padecer este astuto y vivaz cazador. Nuestro veterinario nos cuenta cómo prevenirlas, diagnosticarlas y tratarlas.

Donde vivo, en Navarra, como en el resto¬† del norte de Espa√Īa, el setter ingl√©s es¬† una de las razas de caza menor m√°s¬† populares. Por ello, en mi consulta he visto y¬† atendido a un buen n√ļmero de ellos, lo que me¬† ha permitido contar con una gran experiencia¬† sobre las enfermedades que les afectan.

Como en razas anteriores que hemos tratado,  empezaré diciendo que los setters ingleses son  especialmente sanos y vitales. Por norma general,  son perros que padecen pocas enfermedades  y muy longevos.

Displasia de cadera

No es muy frecuente, pero de vez en cuando¬† aparece alg√ļn ejemplar con este problema.¬† Todos los que he tratado con esta enfermedad¬† ten√≠an un grado muy avanzado que no les permit√≠a¬† una movilidad normal y les imped√≠a cazar.

Debemos recordar brevemente que la displasia de cadera es una enfermedad genética en la  que intervienen varios genes que provienen de  ambos progenitores.

Esto supone que en una¬† camada puedan aparecer uno o varios ejemplares¬† afectados y el resto sanos. Tambi√©n puede¬† ocurrir que en una l√≠nea gen√©tica √ļnicamente¬† aparezca la enfermedad muy de vez en cuando¬† y afecte a pocos ejemplares.

Todo ello provoca  que sea muy difícil erradicarla de manera definitiva  de una población. Afecta a los ligamentos  que sujetan a la articulación del fémur con la  cadera, volviéndolos más laxos.

Esto hace que¬† esta articulaci√≥n tenga holgura y que los huesos,¬† en lugar de moverse con suavidad, se ‚Äúgolpeen‚Ä̬† y terminen da√Ī√°ndose, apareciendo as√≠ s√≠ntomas¬† de artrosis de manera prematura.

En la actualidad, no existe un tratamiento realmente eficiente para un perro de caza y para el tipo de vida al que va a estar sujeto, con un  mayor desgaste articular. Por ello, en esta raza  todos los esfuerzos se deben orientar a la erradicación  de la enfermedad en base a una buena  selección genética.

 LESIONES EN EL CARPO

Tambi√©n he atendido varios casos con un curioso¬† problema de carpo (nuestra articulaci√≥n de la¬† mu√Īeca).

Los perros venían a la clínica con un  proceso inflamatorio de esta articulación. En la mayoría de las ocasiones era bilateral, manifestando una ostensible cojera y la articulación muy hinchada y dolorida.

Siempre se producía después de cazar (inmediatamente después o al día siguiente) y respondían  bien a los antiinflamatorios y al reposo. En  las radiografía no se podía ver más que los tejidos  blandos del entorno de la articulación, especialmente  los delanteros, muy inflamados.

Reconozco que el primer caso que presencié me volvió un poco loco hasta que lo pude asociar  con su agravamiento durante los días que salía al campo, deduciendo así que se producían traumatismos  durante la caza.

Efectivamente, este¬† perro era muy temperamental cazando, inagotable, sobre todo tras las becadas. Se mov√≠a por¬† zonas muy sucias y de vegetaci√≥n muy densa.¬† El perro ‚Äúabr√≠a‚ÄĚ la maleza impulsando las patas¬† delanteras flexionadas, con lo que la articulaci√≥n¬† del carpo recib√≠a numerosos traumatismos que¬† terminaban en microfracturas, determinando as√≠ un cuadro de inflamaci√≥n y dolor.

El asunto termin√≥ de confirmarse cuando le confeccionamos unas mu√Īequeras de neopreno¬†que absorb√≠an los golpes: el animal dej√≥ de¬† tener problemas. Posteriormente, he visto m√°s¬† ejemplares con esta patolog√≠a, pero ha sido m√°s¬† f√°cil de solucionar por conocer el origen.

Y hay¬† un denominador com√ļn: siempre se produce en perros con mucho temperamento y que cazan en¬† zonas con vegetaci√≥n muy tupida y le√Īosa.

¬°CUIDADO CON LAS OTITIS!

Un problema frecuente en los setters es la otitis.  En esta raza se dan todas las condiciones para  padecer esta patología.

Las largas y caídas orejas, junto con el abundante pelo que tienen, no les permiten una buena aireación del conducto auditivo.

A ello hay que sumarle las molestas espigas del verano (muchos setters cazan  la codorniz) que se introducen en el oído y  afectan con especial inquina a los perros de pelo largo y sedoso.

Y si tenemos en cuenta además su afición por el agua, ya contamos  con todos los ingredientes para que las otitis aparezcan con frecuencia.

Por ello, la prevención pasa a tener importancia a la hora de manejar esta raza. Es muy  recomendable recortarles periódicamente el pelo de la cara interna del pabellón auditivo para evitar que entren las espigas. Ello tendrá  especial relevancia durante el verano, sobre  todo si se caza en media veda.

También es importante una revisión de los oídos por parte del veterinario y, en caso de otitis, seguir fielmente el tratamiento indicado.

Si los o√≠dos no se curan bien, las otitis se vuelven muy resistentes e insidiosas. ‚ÄĘ

LA ROTURA DE LA COLA: ¬ŅPOR QU√Č SANGRA?

Como las de carpo, las lesiones de la cola tienen que ver con el temperamento de los perros y el lugar donde llevan a cabo su actividad. Los setters suelen ser perros que constantemente van moviendo la cola, por lo que se termina da√Īando con la vegetaci√≥n, incluso se llega a romper las √ļltimas v√©rtebras cox√≠geas.

Tambi√©n lo he visto en perros muy nerviosos y activos encerrados en perreras muy peque√Īas, donde el rabo se golpea constantemente con las paredes. Esta lesi√≥n es muy peculiar. Suele ir asociada con p√©rdida de sangre por las heridas que se producen.¬†

No es muy abundante: simplemente peque√Īas gotas que se desprenden cada vez que el perro mueve la cola, lo que supone que estos animales suelan terminar¬† delgados y an√©micos. De hecho, en muchas ocasiones el due√Īo trae al perro a la consulta por su extrema delgadez y le quita importancia al sangrado de la cola¬† porque lo considera algo normal en los perros de caza.

Cuando les realizamos an√°lisis, vemos que el¬† n√ļmero de gl√≥bulos rojos es muy¬† bajo pero el de reticulocitos muy¬† alto. Los reticulocitos son gl√≥bulos¬† rojos inmaduros, lo que indica que¬† el perro tiene p√©rdidas de sangre constantes, pero a la vez su organismo se est√° esforzando por compensarlas y generar sangre nueva.

Esto nos vale para demostrarle al due√Īo que la delgadez del perro tiene origen en el goteo constante de sangre.

La mejor soluci√≥n a este problema¬† es la amputaci√≥n del extremo¬† de la cola da√Īada.

En el setter¬† ingl√©s, y desde el punto de vista est√©tico, esta operaci√≥n pasa desapercibida,¬† ya que el pelo largo disimula la falta de las √ļltimas v√©rtebras de este ap√©ndice. Adem√°s, se valoran mejor los perros de cola m√°s corta.

Pero lo m√°s curioso es¬† que a las dos o tres semana de la¬† operaci√≥n, el paciente engorda¬† y el pelo empieza a tener brillo y¬† lustre. Despu√©s de la amputaci√≥n,¬† el perro parece otro y muchos due√Īos¬† no dan cr√©dito al cambio del¬† animal por el hecho de cortarles el¬† extremo de la cola

Juan J. García Estévez.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.