Enfermedades de la fauna salvaje
15 diciembre, 2016 Trofeocaza . 2201 Visualizaciones

Perros de caza Veterinaria

Enfermedades de la fauna salvaje

Nos paramos poco, muy poco, a pensar qué incidencias tienen nuestros perros en la propagación de las enfermedades de la fauna silvestre, y muy especialmente de las especies cinegéticas. Algo más, pero tampoco mucho, nos interesa lo contrario: los riesgos de transmisión de la fauna a nuestros perros. Vamos a repasar brevemente las enfermedades que unos y otros pueden transmitirse. 

Enfermedades de la fauna salvaje IMAG 1La neumonía hemorrágica vírica del conejo (NHV) es la enfermedad de moda en este momento. La aparición de una nueva cepa de este virulento virus (o de un nuevo virus, el tema no está claro) está de nuevo mermando la población de conejos de algunas zonas, ante la preocupación e impotencia de los cazadores.

Los virus, como todas las micro-especies que tienen una altísima tasa de reproducción, son capaces de crear nuevas cepas o nuevos virus con facilidad. Estas nuevas estirpes no son reconocidas por los sistemas inmunitarios de sus hospedadores como la enfermedad clásica, ante la que son inmunes, sino como una nueva enfermedad, aunque técnicamente la ciencia la reconozca como la misma.

Desde este punto de vista, las repoblaciones de conejos tra√≠dos de otras zonas est√°n absolutamente contraindicadas, ya que son la forma m√°s com√ļn de extender las nuevas cepas y los nuevos virus.

Pero, siendo las repoblaciones el sistema m√°s frecuente de dispersi√≥n de la enfermedad, no es el √ļnico. Las propias personas, a trav√©s de ropa y utensilios, podemos extender el virus… y nuestros perros tambi√©n. Sabemos que un perro que haya ingerido carne de conejo enfermo de NHV no padece la enfermedad, pero puede actuar como diseminador de la misma durante alg√ļn tiempo. Por ello hay que evitar que los perros coman carne de conejo infectado, y tambi√©n hay que tener mucho cuidado con los perros que viven en granjas de conejos o en sus proximidades.

LA HIDATIDOSIS, LA M√ĀS CONOCIDA¬†

De los par√°sitos intestinales, las tenias son las que combinan una estrecha relaci√≥n entre la fauna salvaje y los perros. Son par√°sitos que para completar su ciclo biol√≥gico necesitan dos hospedadores, uno para la fase larvaria y otro para la fase adulta. De los dos casos m√°s comunes en nuestro pa√≠s, el quiste hidat√≠dico es el m√°s conocido por su trascendencia sanitaria. Este quiste est√° producido por una tenia que se denomina Echinoccocus granulosus y que en su fase adulta se aloja en el intestino de un carn√≠voro, como el zorro, el lobo o el perro. A trav√©s de las heces van eliminando los huevos que quedan diseminados por la hierba, los ingiere un herb√≠voro (salvaje o dom√©stico) y en √©l aparecen las larvas diseminadas por el organismo, principalmente h√≠gado y pulm√≥n, en forma de quistes de cierto tama√Īo y gran contenido en l√≠quido. Cuando el carn√≠voro ingiere v√≠sceras de animales infectados por los quistes con las larvas, comienza el ciclo de nuevo.

Un segundo caso de este tipo de parasitosis frecuentes en nuestro pa√≠s es la cisticercosis, que la provoca la Taenia pisiformis. En este caso, el hospedador son los roedores y los lagomorfos, principalmente la liebre. Al abrirlos aparece la cavidad abdominal llena de unos racimos de peque√Īos quistes, similares a las uvas, cada uno de ellos con una min√ļscula larva en el interior. Si el perro come uno de estos animales infectados, comienza el ciclo de nuevo.
Evitar que los perros ingieran vísceras de animales de caza (y en general de cualquier animal) y las desparasitaciones internas periódicas les mantendrán al margen de estas patologías.

LA RABIA, LA M√ĀS TEMIDA¬†

A lo largo de la historia, la enfermedad m√°s grave transmitida de los perros a las personas ha sido la rabia. Esta enfermedad est√° producida por un virus, que se elimina por la saliva y se transmite por el mordisco. Este virus, adem√°s, tiene la caracter√≠stica de que viaja por los nervios hasta llegar al sistema nervioso central, en el que provoca una encefalitis que cursa con un cambio de conducta, agresividad, par√°lisis muscular y muerte. Como podemos ver, la muerte es bastante desagradable, con cambios de conducta agresivos que hace que la enfermedad se perpet√ļe a trav√©s del mordisco.

Durante siglos fue una de las enfermedades más temidas, ya que no tenía cura y, si una persona era mordida por un animal rabioso, tan solo podrían atarle a una silla (para evitar su agresividad y que contagiase a más personas) y esperar a que muriese en una terrible agonía.

Por fortuna, nuestro pa√≠s est√° libre de la enfermedad, pero nos encontramos rodeados de zonas con rabia, ya que tanto Francia como Marruecos presentan la que se denomina rabia selv√°tica, que es la rabia que padece y transmite la fauna salvaje. Los zorros son los m√°s propensos a padecerla y a transmitirla a los perros de caza. Tambi√©n se ha demostrado que los murci√©lagos son un reservorio de la enfermedad, y miles de ellos viajan desde Maruecos a nuestro pa√≠s todos los a√Īos. Por este motivo, y porque recientemente ha habido varios casos de rabia importada, se siguen vacunando a los perros todos los a√Īos (m√°s o menos, porque var√≠a por comunidades aut√≥nomas).

OTRAS ENFERMEDADES A TENER EN CUENTA  

Podemos hablar de otras muchas enfermedades que compartan perros y fauna salvaje, pero para terminar voy a hacer referencia a dos.

Una por su frecuencia y otra por su gravedad.

La sarna est√° afectando en muchas zonas a la fauna salvaje, y en algunas situaciones con graves consecuencias para las poblaciones. Afecta tanto a herb√≠voros como a carn√≠voros, y muy especialmente a especies gregarias o que utilizan puntos concretos para descansar. Quiz√°s el mayor n√ļmero de casos de contagio a perros de caza de enfermedades de la fauna que yo he visto a lo largo de mi ejercicio profesional hayan sido precisamente de sarna sarc√≥ptica.

Hay una situación especialmente frecuente, la de los perros de madriguera. Los zorros, en determinadas zonas, y también en determinadas épocas, han padecido esta enfermedad, y los perros que se introducen en madrigueras tras ellos es muy frecuente que se contagien. Y sin necesidad de entrar en la madriguera, he visto varios casos de perros que simplemente han peleado con un zorro y han sido contagiados.

Por fortuna, en la actualidad es una enfermedad fácil de solucionar con el diagnóstico y tratamiento oportunos.

La pseudorabia o enfermedad de Aujeszky es menos frecuente, pero muy grave. Es una enfermedad que provoca un cuadro neurológico (como la rabia, de ahí su nombre), en la que el perro no deja de rascarse de manera compulsiva hasta (literalmente) en pocas horas dejarse la piel en carne viva, llegando a quitarse trozos de ella. En pocos días mueren, también de forma agónica, y hasta el momento no tiene cura, por eso su importancia.

Es una enfermedad que padece el jabalí, y los perros se contagian al ingerir carne de animales infectados. Por ello (bueno, y por otras razones) no es conveniente que los perros coman carne de jabalí, sobre todo si no han pasado controles sanitarios. También la puede provocar la carne de cerdo infectada, ya que el cerdo también padece esta enfermedad.

Juan J. García Estévez Veterinario

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.